LA INDUSTRIA 4.0 NO ES UNA OPCIÓN, ES UN HECHO

Según varios estudios, las empresas de todas las industrias a nivel mundial se plantean invertir alrededor del 5% de sus ingresos en la digitalización para el año 2020. No obstante, frente a esta iniciativa surge un problema, y es que el momento de empezar no es otro que ahora. Muchas compañías están esperando a la llegada de la llegada de la “tecnología perfecta” para embarcarse en sus procesos de digitalización, pero ante esta demora, lo más probable es que llegado el día, sean incapaces de alcanzar a los líderes del mercado, que continuarán innovando un paso por delante impulsados por su curva de experiencia.

La realidad es que el término de Industria 4.0 está en boca de todos a día de hoy, pero, ¿sabemos de qué se trata exactamente? PwC lo define de manera muy exacta: “La Industria 4.0 se trata del viaje que las empresas industriales están experimentando de cara a una transformación completa de su cadena de valor. La Industria 4.0 se basa en la digitalización total, de extremo a extremo de todos los activos físicos y su integración en todos los ecosistemas digitales asociándolos en la cadena de valor”.

Dentro de la Revolución Industrial, podemos distinguir 4 etapas:

 

Según los datos recogidos por PwC sobre las organizaciones que ya se han “digitalizado” en una franja de 5 años, se han observado unas mejoras considerables, llegando a lograr un incremento anual de los ingresos del 2,9%, viéndose a su vez reducidos los costes en un 3,6%. Además, se prevé que estas empresas gozarán de una progresión aún mayor de sus ganancias durante los próximos años. Estos primeros impulsores planean invertir mínimo un 10% de sus ingresos en avanzar con su transformación digital durante los próximos 5 años.

La conclusión que sacamos después de ver esto es obvia; no hay que esperar. Esas empresas que esperan a que llegue la “tecnología perfecta” se acabarán quedando atrás, viéndose obligados a realizar una inversión demasiado grande y que traerá consigo un proceso adaptativo muy largo, mientras que las compañías que ya disfrutan de una notable curva de experiencia experimentarán una mejora cada vez más rápida. Por otro lado, la Industria 4.0 no será únicamente un indicador clave a nivel de competitividad, sino también en lo que respecta a la financiación. Las empresas que no se hayan adaptado a esta digitalización se enfrentarán a mayores costos de capital de financiación. La digitalización empresarial no es una opción, es un hecho. Cada día que pasa se hace más tarde, y una decisión rápida puede ser crucial para el crecimiento del negocio.

Fuente: http://blogs.3ds.com/perspectives/industry-4-0-and-natural-resources-those-who-lead-will-win/

  • Julio 18, 2017
  • Sin comentarios
  • Noticias
Introduzca su e-mail para mantenerse informado