el futuro de la movilidad

Diseñar la movilidad del futuro significa adoptar un enfoque sostenible que tenga en cuenta todo el ciclo de vida del producto, situando a las personas en el centro del diseño de vehículos, para proporcionar nuevas experiencias y reinventar la forma en que las personas utilizan los automóviles. Durante las conferencias Design for Life de Dassault Systèmes, durante la Milan Design Week 2018, los jefes de diseño de dos de los principales fabricantes de automóviles del mundo comentaron sus perspectivas. Aquí se presentan algunos fragmentos de sus charlas:

Daniela Bohlinger – Responsable de Sostenibilidad en Diseño (Grupo BMW) :

Cuando hablamos de diseño, los clientes tienden a pensar únicamente en los aspectos que pueden visualizar. Pero cuando la sostenibilidad entra en juego, también se deben tener en cuenta los aspectos ocultos del diseño. ¿Qué procesos están involucrados en la fabricación del producto? ¿Qué materiales se usan? No se trata solo de diseñar un automóvil, es necesario adoptar una visión holística del producto. Comenzamos a hacer esto por primera vez con el BMW i3, un automóvil eléctrico urbano. Trabajamos en los materiales utilizados, la cadena logística, el método de producción y el procesamiento al final de la vida útil, calculando la huella de carbono en cada etapa del ciclo de vida del producto. En nuestro centro de reciclaje, donde recuperamos materiales y los devolvemos a la economía circular, estamos viendo que la movilidad eléctrica está generando nuevos desafíos. Esta es la razón por la cual el procesamiento al final de la vida útil debe tenerse en cuenta desde la etapa de diseño. No solo necesitamos pensar en cómo se desmantela un automóvil, sino también en cómo se interconectan los diversos materiales. Es necesario repensar todo el proceso de diseño, un cambio cultural importante que debe ser impulsado por la dirección de la empresa.

Pero, ¿cómo podemos mejorar la huella de carbono de un producto? Primero, reduciéndolo; si no lo fabricamos, no tiene huella de carbono, lo que también explica el atractivo del uso de materiales reciclados. La reducción de peso también resulta atractiva por dos razones. Si usamos menos material en el proceso de fabricación y también durante la vida útil del vehículo, el consumo de combustible y electricidad se reduce porque hay menos masa para mover. Sin embargo, para cambiar realmente el paradigma, tenemos que aceptar la disrupción y no solo mejorar lo que ya tenemos. Si queremos diseñar algo radicalmente nuevo, es mucho más fácil comenzar desde una pizarra en blanco. De esta forma, para el i3 utilizamos kenaf, una planta que pertenece a la familia del yute, lo que redujo considerablemente la huella de carbono del automóvil. Esa decisión fue el resultado de un enfoque colaborativo e iterativo que involucró a nuestro departamento de diseño, gestión de la cadena de suministro y análisis del ciclo de vida.

 Laurens vn den Acker – Vicepresidente y Diseño Corporativo (Renault):

La estrategia de diseño es muy importante porque transmite los valores de marca de una empresa, lo que la empresa realmente quiere ser. En Renault, las personas están en el corazón del diseño de nuestro vehículo y nuestro objetivo es garantizar que los vehículos que producimos estén alineados con las necesidades cambiantes de los conductores. Esto es lo que llamamos el ciclo de la vida.

Dos de nuestros “Concept cars” demuestran este enfoque. El primero, Symbioz, refleja un enfoque integrado de la movilidad personal en el que el automóvil forma parte de su ecosistema, al igual que su hogar, su teléfono inteligente y todos los demás objetos que lo rodean. El automóvil se conecta y comparte información, pero también puede intercambiar energía para recargarse a sí mismo u otros dispositivos. Symbioz nos lleva a un mundo más autónomo, eléctrico y conectado. También revoluciona la forma en que se usa un automóvil. Puede elegir conducir el automóvil o ser conducido. Si cambia al modo totalmente autónomo, el volante retrocede y puede usar la pantalla para ver una película. ¡El vehículo se convierte en una especie de salón sobre ruedas, casi una extensión de su hogar!

El segundo “Concept car” está diseñado más como un servicio. No requiere conductor, no tiene volante ni pedales, y puede hacer que lo recoja a través de su teléfono inteligente en cualquier momento. Este es, sin duda, un territorio desconocido. ¿Sigue siendo un auto si no tiene conductor? ¿Es una pieza de arquitectura? ¿O es parte de la ciudad sobre cuatro ruedas?

El vehículo se basa en una plataforma eléctrica, en la que son posibles algunas variaciones. Es autónomo, utiliza tecnología LiDAR, radar y sensor para garantizar una conexión constante con su entorno. Debido a que es autónomo, abre la movilidad para la mayor cantidad de personas y ha sido diseñado ergonómicamente para que sea fácil de usar para cualquier persona. Por ejemplo, no necesita inclinarse para ingresar al automóvil; entras por el frente. En el interior, el ambiente es muy social. No hay necesidad de pantallas porque los pasajeros tienen sus teléfonos inteligentes, pero el automóvil es transparente y se funde con la ciudad. Es posible imaginar que este vehículo se vuelva tan icónico como el taxi negro de Londres o el taxi amarillo de Nueva York. No pretendemos que tengamos todas las respuestas cuando se trata de la movilidad del futuro: estos autos conceptuales son una oportunidad para fomentar el debate, experimentar e incluso cometer algunos errores. Este nuevo enfoque de la movilidad del futuro tiene como objetivo ampliar el alcance de lo que es posible y ayudarnos a diseñar una mejor forma de vida.

Puede leer el artículo original haciendo click AQUÍ

Introduzca su e-mail para mantenerse informado