Es necesario cambiar drásticamente las prácticas industriales. Debido a la globalización, los mercados están en continuo crecimiento pero las inversiones siguen siendo limitadas. Cada vez se hace más importante la necesidad de mejorar la eficiencia y la productividad para poder ser competitivos en el mercado.

Los productos manufacturados se vuelven cada vez más complejos y los fabricantes encuentran grandes limitaciones a la hora de aumentar su productividad, sumándose al reto de una mayor complejidad de los productos. Si no se hace nada, esto puede acarrear grandes problemas de calidad y costes de fabricación. Estas restricciones se podrían solventar a través de modelos digitales de nuestras operaciones industriales utilizando datos en tiempo real.

¿Qué significa esto para los fabricantes y sus empleados?

La transformación digital del mundo industrial no es simplemente digitalizar las prácticas que utilizábamos antes, sino que supone también cambiar nuestras prácticas para maximizar su eficiencia utilizando el poder del mundo virtual. Es decir, consiste en rediseñar el modelo de negocio aplicado a las posibilidades que nos ofrece la tecnología hoy en día.

En este tipo de operaciones, las personas son las que deben estar en el centro de la transformación, ya que el proceso permitirá que éstos trabajen más cómoda y ágilmente y les permita una mejor eficiencia. Es vital que cada operador comprenda su rol en la cadena de valor de la compañía y brindarles todas las facilidades para ayudarles a tomar las decisiones correcta, a la vez que se automatizan las tareas repetitivas que no aportan ningún valor añadido.

También hay un cambio en la implicación de los gerentes. Ya no deben ser ellos los únicos con información y capacidad para tomar decisiones. A partir de ahora, deberán ser líderes encargados de activar las palancas que permitan a su equipo realizar sus operaciones correctamente en función de la información que les llega directamente.

Y, ¿qué pasará con las empresas que no se decidan a digitalizarse durante los próximos años? Estos fabricantes se encontrarán ante una difícil situación en cuanto al tiempo de respuesta en el mercado. Industrias que hasta ahora habían sido consideradas artesanales, como el lujo, están invirtiendo en tecnología para enfrentarse a los retos de  personalización y las expectativas de perfección, etc. Los métodos artesanales clásicos ya no les proporcionan las economías de escala que desean y que necesitan para el negocio, por lo que aquellos que no se arriesgan pueden ver un crecimiento extremadamente limitado, o incluso pueden encontrarse en peligro debido a su falta de eficiencia en comparación con la competencia.

Uno de los principales clientes de Dassault Systèmes, perteneciente al sector aeroespacial y que se ha decidido a adoptar una estrategia de transformación digital, tienen la intención de reintegrar la fabricación que hasta ahora la habían subcontratado, ya que esta integración vertical los hará más eficientes. Dassault Systèmes es la única empresa que ofrece una solución capaz de abarcar desde la ingeniería del producto hasta su ejecución, creando una conexión estrecha entre el taller y el estudio de diseño, pero sobre todo, ofrece una integración total de los procesos a través de la Plataforma 3DEXPERIENCE.

Esta transformación digital de las operaciones de fabricación se puede comparar a un renacimiento impulsado por la industria, ya que sitúa estas mismas operaciones en el centro del escenario, dando así a los implicados un papel protagonista, con mayor valor agregado. Los clientes finales podrán definir el producto que desean, que estará disponible en un tiempo récord para usar en un entorno que ellos mismos hayan definido. Su satisfacción, en un sentido amplio, crecerá, y las experiencias de usuario mejorarán.

De esta forma, el fabricante que atiende a este cliente obtendrá una posición competitiva en el mercado. Podrán avanzar más, más rápidamente, y ofreciendo mayor calidad a precios más bajos. Podrán mejorar su margen y rentabilidad mientras evolucionan en el mercado casi de manera instantánea.

Cuando hablamos de la “fuerza de trabajo del futuro” nos referimos a todos los equipos que podrán tomar decisiones y actuar rápidamente gracias a los nuevos sistemas de la fábrica del futuro. Brindar asistencia, educar, mejorar la experiencia del equipo; este es el rol de valor agregado para los gerentes en el renacimiento industrial.

Puede leer el artículo original en: https://blogs.3ds.com/perspectives/future-factory/

  • agosto 28, 2018
  • Sin comentarios
  • Noticias
Introduzca su e-mail para mantenerse informado